My Photo
Name:
Location: Pehuajó, Provincia Buenos Aires, Argentina

Wednesday, March 12, 2008

IN MEMORIAN


IN MEMORIAN

Aunque la vida
lleva el adiós en sí,
no se detiene,
continúa el sueño de la hoja pequeña,
de la mariposa, del hombre . . .

Oponerse con fervor obstinado
a las leyes desiguales,
“los chicos que parecen de ocho años
y tienen trece “,
“por acostumbrarnos
a chapotear en el barro,
nosotros nos vamos,
ellos no “,
“porque podemos hacer huelga de hambre,
ellos no,
nadie hace huelga de su propio hambre”.

Encarnado en los más pobres,
se desveló por sus latidos,
surcó pieles y olores,
hundió con ellos el pie
en el mismo suelo,
cinco disparos cobardes,
Carlos y el pueblo
dos caras de la misma moneda,
Cristo de las villas
de hipocresías y argucias invicto,
cinco rayos oscuros
para un ángel proscripto.

El 11 de Mayo de 1974, cuando terminaba de rezar la Misa, el Padre Carlos Mugica recibió cinco disparos en la espalda por parte de Rodolfo Almirón, jefe de la Triple A.


MARITA RAGOZZA DE MANDRINI

6 Comments:

Blogger mercedes sáenz said...

Lo conocí, no puedo dejar de decir que acompaño. Un abrazo Merci

7:27 AM  
Blogger Gustavo Tisocco said...

Simplemente Gracias Marita por este homenaje a quien dió su vida luchando por un mundo justo.
Un abrazo Gus.

9:05 AM  
Blogger josé said...

Justo un 24 de marzo, fecha simbólica de la barbarie que asoló a nuestra Patria, encuentro esta página y este texto que me ha conmovido. Escribo para un semanario de Santa Fe Argentina y estaba recordando justamente aquellos días para publicar el viernes venidero un pedazo de esta historia nefasta, como lo viví en mi pueblo. Es un agradable encuentro de la mano de un homenaje precedido de muerte. Les invito a la anterior edicion de www.edicionuno.com.ar (contratapa) donde publiqué "Subir a la cruz", en víspera de Semana Santa. Hasta siempre.

7:11 AM  
Blogger Gabriela Bruch said...

una grata sorpresa encontrar este homenaje.siempre me conMueve pensar en aquellos que ofrendaron su ser por el otro, este mundo es tan aciago...pero todavía, todavía... marita es un blog para volver a visitar.

6:28 AM  
Blogger diana poblet said...

Él también soñó una Patria Grande y sólo obtuvo el espacio que ocupó su cuerpo, la veneración de los villeros de la 31 y nuestro asombro por no comprender cómo puede matarse a la Verdad, la que Él enseñaba y daba panes a pancitas que chifladoras.
Muchas gracias Marita, gracias por tu poema, por recuperar a Semejante Ser Humano, contalo, escribilo, declamalo, editalo, que no lo borre el tiempo y la inercia, que seamos memoria y palabra.
Vive el curita de los pobres porque los pobres tienen muy buena Memoria.
Un abrazo, amiga,
d.

5:24 PM  
Blogger Maria Rosa said...

Todos lloramos a Carlos y sabemos que los cinco disparos no lo callarán nunca.
¡Gracias por evocarlo, Marita!
Un cariño grande
María Rosa León

4:14 PM  

Post a Comment

<< Home